El VIH, un grave problema de salud pública en América Latina exacerbado por la pandemia

Escrito el 07 dic 2020
Comment: Off
El número de contagios del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en América Latina y el Caribe aumentó en un 21% de 2010 a 2019, informó este martes la Organización Panamericana de la Salud.

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida que se conmemora cada 1 de diciembre, la Organización informó que el número de casos nuevos pasó de 100.000 en 2010 a 120.000 el año pasado. En ese mismo periodo, el número de muertes anuales relacionadas con la enfermedad ha descendido, pero levemente, pasando de 41.000 a 37.000 fallecidos por sida.

“Estos datos señalan que sin duda la infección por el VIH todavía representa un grave problema de salud pública en América Latina, y que debemos hacer frente a las desigualdades, el estigma y la discriminación para asegurarnos de que nadie se quede atrás", afirmó en un comunicado la directora de la OPS, la doctora Carissa F. Etienne.

Etienne advirtió que se prevé que el COVID-19 exacerbe esta situación debido a su impacto en los servicios esenciales de salud, especialmente en los países con sistemas de salud frágiles.

“Por estas razones, debemos intensificar nuestros esfuerzos para proteger estos servicios y mantenernos centrados en nuestra meta final de eliminar el sida, causante de un terrible sufrimiento”, añadió.

Según la OPS, el estigma que todavía existe en torno al VIH y el sida, así como la desigualdad de acceso a los servicios de salud, también impiden el progreso hacia la eliminación de la enfermedad.

Menos diagnósticos en la pandemia
De acuerdo con la Organización, hay indicios de que, desde el inicio de la pandemia, el número de personas que se han realizado la prueba para detectar la infección por el VIH ha disminuido drásticamente tanto en el Caribe como en América Latina.

En el primer semestre del 2020, se realizaron aproximadamente 4.000 diagnósticos menos de infección por el VIH que en los primeros seis meses del 2019 en ocho países de América Latina y el Caribe - Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Perú, República Dominicana y Santa Lucía -.

Las personas sin diagnóstico de la infección por el VIH no tienen acceso al tratamiento antirretroviral, por lo que corren el riesgo de perder la vida y pueden seguir exponiendo a otros a la infección.

“La COVID-19 plantea un desafío para la prevención, las pruebas, el tratamiento y los servicios de atención de salud para pacientes con VIH. Cualquier desaceleración en la prestación de estos servicios dejará a muchos grupos particularmente vulnerables en mayor riesgo de infección por el VIH o muerte relacionada con el sida”, advirtió César Nuñez, director regional de ONUSIDA.

Según el experto existen estrategias para responder a esos desafíos, entre las que se incluyen las pruebas autoadministradas y la entrega de varios meses de medicación de una vez, lo que reduce el número de veces que los pacientes deben ir a consulta.

“Sin embargo, debemos asegurarnos de que estas estrategias se estén aplicando”, dijo.

La autoprueba de VIH, una estrategia para ampliar el diagnóstico
La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud recomiendan la autoprueba como estrategia clave en la lucha contra el VIH.

La autoprueba, en la que las personas recogen sus propias muestras y las testean, promueve la autonomía del usuario, descentraliza los servicios y crea una demanda de pruebas de VIH entre aquellos que no han sido alcanzados por otros servicios.

Este año el Día Mundial de la Lucha contra el Sida tiene como lema: “En tus manos. Hazte la prueba donde quieras, cuando quieras”, y la OPS y el ONUSIDA lanzaron una amplia campaña de información pública para aumentar la conciencia sobre la disponibilidad de la autoprueba y, como resultado, la demanda de la misma.

La salud es un derecho humano
El Secretario General de las Naciones Unidas reiteró en su mensaje oficial para el Día Mundial que la riqueza no debería determinar si las personas obtienen la atención médica que necesitan.

“Necesitamos una vacuna COVID-19 y tratamientos y atención contra el VIH que sean asequibles y estén disponibles para todos, en todas partes”, dijo.

Agregó que la salud es un derecho humano y debe ser una de las principales prioridades de inversión con miras a lograr la cobertura universal de salud.

Guterres pidió poner fin al estigma y la discriminación, poniendo a las personas en el centro y fundamentando las respuestas al SIDA y al COVID-19 en enfoques de derechos humanos y con perspectiva de género.

“En este Día Mundial del SIDA reconozcamos que, para superar el COVID-19 y acabar con el SIDA, el mundo debe ser solidario y compartir la responsabilidad”, expresó el titular de la ONU.

Otros datos de América Latina
El porcentaje de mujeres embarazadas en tratamiento antirretroviral, que reduce las probabilidades de transmitir el virus a sus hijos, aumentó de 52% en el 2010 a 74% en el 2019
El porcentaje de hijos nacidos de mujeres con VIH que acaban contrayendo la infección ha descendido de 20% en el 2010 a 15% en el 2019
El porcentaje de personas con infección por el VIH en tratamiento antirretroviral aumentó de 43% en el 2010 a 60% en el 2019
Entre las personas con infección por el VIH en América Latina y el Caribe, el 53% ha podido controlar la carga viral en su sistema gracias a tratamiento
En América Latina hay cerca más de dos millones de personas con VIH. En el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, la OPS colabora con los países de la región para poner fin a esta amenaza de salud pública para el año 2030

Pedro Diaz Ballester
Acerca del Autor
Pedro Diaz Ballester CEO, Presidente la Federacion, y de Florida Latinamerica-Caribbean Business Federation
Newsletter Powered By : XYZScripts.com